“Cuando llegué a la clínica pensé: ‘Aquí es’. Mi marido empezó a venir y mejoró muchísimo. Yo digo muchas veces que ha sido un milagro”.